Sin mujeres a la cabeza, no hay paridad

Por Ingrid Beck y María Paz Tibiletti

Argentina se prepara para la segunda elección con ley de paridad de género de su historia. En este escenario, la mirada de los feminismos está puesta en la posibilidad de alcanzar, o no, la tan anhelada paridad en el Poder Legislativo.

Actualmente, de las 257 bancas de la Cámara de Diputados, 109 son ocupadas por mujeres (42,4%) y 148 por hombres (57,6%). Se trata de la cifra más alta de la historia democrática argentina. Allí se renovarán 127 bancas que tendrán mandato hasta 2025. La posibilidad de consolidar la participación de las mujeres y las disidencias en el Poder Legislativo dependerá no sólo de que se cumpla el 50%-50% en la conformación de las listas, sino, también, de qué lugar ocupen en esas nóminas.

En el Senado, hay 29 bancas ocupadas por mujeres (40,2%) y 43 por hombres (59,8%). Allí se renovarán 24 escaños y la posibilidad de alcanzar la paridad es menor, ya que, al corresponder dos lugares a la primera fuerza y una a la segunda, la paridad está directamente atada a que las mujeres sean cabezas de lista, algo que por ahora no parece que fuera a suceder.

Aunque no es posible descartar sorpresas de último momento, algunos nombres ya están confirmados. Victoria Tolosa Paz encabezaría, junto al ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, las precandidaturas para la Cámara baja por el Frente de Todos en ese distrito.

En el mismo espacio, Natalia Zaracho, trabajadora de la economía popular y referenta del Frente Patria Grande, aspira a un lugar en la lista y convertirse en la primera diputada cartonera en el Congreso.

En la Ciudad de Buenos Aires, la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal encabezará la lista de Vamos Juntos. Será secundada por el economista Martín Tetaz. En la otra vereda, todo parece indicar que Leandro Santoro liderará la lista de aspirantes del Frente de Todos, aunque el PJ porteño busca que la periodista y actual diputada Gisela Marziotta encabece la boleta.

También por la Ciudad de Buenos Aires, Myriam Bregman se presenta como precandidata a diputada nacional por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT). Esta fuerza es uno de los espacios con mayor cantidad de mujeres en sus listas a nivel nacional, entre los que se destacan nombres como el de Romina del Plá, que encabeza la lista en provincia de Buenos Aires, y Alejandrina Barry, precandidata a legisladora porteña.

En Córdoba, Alejandra Vigo, diputada y esposa del gobernador Juan Schiaretti, iría primera en la lista de Hacemos por Córdoba para el Senado nacional, mientras que Natalia de la Sota, legisladora de la capital cordobesa e hija del fallecido exgobernador José Manuel de la Sota, iría como precandidata a la Cámara baja.

En Mendoza, Anabel Fernández Sagasti encabezará la lista del Frente de Todos para el Senado nacional con la expectativa de retener su banca, mientras que en Catamarca la actual diputada nacional Lucía Corpacci encabezará la boleta del Frente de Todos para la Cámara alta. La exgobernadora cuenta con el apoyo de Cristina Fernández de Kirchner y es considerada “un tractor electoral”.

En Río Negro, la barilochense Ana Marks encabezaría la boleta del Frente de Todos como precandidata a diputada. Marks es exconcejal de Bariloche y cuenta, entre otros, con el apoyo de la intendenta de General Roca, María Emilia Soria. Este año, la provincia debe elegir a dos representantes en la Cámara baja, que reemplazarán a Ayelén Sposito (Frente de Todos) y Lorena Matzen (UCR). Por lo tanto, será fundamental el primer lugar en las listas para no perder esas bancas que hoy están ocupadas por mujeres.

En Neuquén, la elegida por el oficialismo para liderar la lista de postulantes al Congreso nacional por la Lista Azul del Movimiento Popular Neuquino (MPN) sería María Eugenia Ferraresso, actual secretaria de Cámara de la Legislatura provincial, quien iría acompañada de Osvaldo Llancafilo. Ferraresso es arquitecta y exconcejal de la ciudad de Neuquén.

Una de las novedades de estas elecciones es la irrupción del Partido Celeste Provida, que se presentó en 2018 pero competirá por primera vez este año, tras la aprobación de la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Su lista estará encabezada por la referente de la Asociación Más Vida y activa militante antiaborto Ayelén Alancay como precandidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires.

Trans en las bancas

Esta elección tendrá otro elemento inédito en materia feminista: por primera vez hay personas trans con posibilidades reales de ingresar al Congreso. Es el caso de Claudia Vásquez Haro, militante travesti-trans migrante, docente e investigadora de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata, que aspira a ser diputada nacional por la provincia de Buenos Aires en el FdT.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Paula Arraigada, activista trans y fundadora de La Nelly Omar, también busca un lugar en la boleta del Frente de Todos como diputada nacional. En 2019, Arraigada ocupó el décimo puesto en la lista de ese espacio, pero los votos no fueron suficientes para que lograse una banca. Por eso, este año y con el impulso de la campaña #TransEnLasBancas, la activista intentará un lugar destacado en la lista.

Esta nota fue realizada en el marco de la cobertura conjunta entre Letra P y Ojo Paritario sobre las elecciones 2021 en Argentina, con el apoyo de Fundación Friedrich Ebert (FES).